En el cierre de una nueva jornada marcada por una protesta que complicó el tránsito en el microcentro porteño, Margarita Barrientos aseguró que “se perdió la cultura del trabajo” y se mostró en contra de los piquetes: “Nunca he visto que pidan trabajo, siempre piden más planes”.

Barrientos maneja el comedor “Los piletones”, que fundó en 1996 en el barrio porteño de Villa Soldati y al que, sostiene, cada vez asisten más familias producto de las dificultades que atraviesa la Argentina.

“Yo no haría un piquete —dijo la dirigente social—. He pasado muchos gobiernos, muchas necesidades y he vividos situaciones muy difíciles, pero jamás incité a la gente a ir a cortar la calle y nunca lo haría”.

Luego de un día en que la izquierda y movimientos sociales encabezaron una manifestación que fue convocada como un llamado a “frenar el hambre”, Barrientos analizó: “Creo que todos tenemos derecho a los reclamos sin molestar a nadie y creo que Stanley (la ministra de Desarrollo Social) siempre estuvo dispuesta a dialogar con todos los piqueteros”.

Incluso señaló: “La ayuda que ellos reciben del Gobierno muchas veces nosotros como comedores no lo recibimos. Te da mucha bronca que ellos reciban mucho y nosotros tan poco asistiendo a tanta gente”.

“Se ha perdido completamente la cultura del trabajo”, sentenció luego. Y explicó: “Yo no he visto a ningún piquetero que pida trabajo, lo que menos piden es trabajo. Si alguno salio hoy y pidió trabajo, aleluya, que lo haga porque me parece bien”.

“No tenemos que ir a molestar a otro por escondernos detrás de una máscara. Si voy a pedir trabajo, voy con mi cara limpia pidiendo lo que yo necesito, esa sería mi manera de pedir. No tengo que esconderme con un trapo o un palo para dar miedo a una persona que va a trabajar. En los años que llevo mirando piquetes nunca han pedido trabajo, siempre piden más planes”, añadió en un contacto que mantuvo con “Intratables”, que se emite por América.

No obstante el buen vínculo que la une con el presidente Mauricio Macri, Barrientos reconoció que “la situación está difícil”. “No puedo decir que no: está difícil en todos lados, en el interior se ve mucho la necesidad”, observó.